DIETA Y RIESGOS DE ENFERMEDAD II

El Estudio de la China (AMPLIADO)

el-estudio-del-china en español doctor facundo bitsch medicina integral natural

Estudio de la China (ISBN 1-932100-38-5) es un libro escrito en 2005, por el Dr. T. Colin Campbell, Ph.D., y su hijo, Thomas M. Campbell II. Dr. Campbell. El Dr. Campbell es un profesor de Bioquímica de la Nutrición en la Universidad de Cornell [1] y uno de los directores del  Proyecto de la China [1].

El libro examina la relación entre el consumo de productos de origen animal y enfermedades como el cáncer de mama, de próstata, de colon, la diabetes, enfermedad coronaria, la obesidad, enfermedades autoinmunes, la osteoporosis, el deterioro del cerebro, la demencia, el deterioro cognitivo, Alzehimer y la degeneración macular. El “Estudio de la China” es el proyecto de la China, un “Estudio de las tasas de mortalidad durante doce diferentes tipos de cáncer durante más de 2.400 ciudades y 880 millones (96%) de sus ciudadanos” se combinaron para estudiar la relación entre las diferentes tasas de mortalidad  y  su relación con la forma de alimentarse, el estilo de vida y las características del medio ambiente en la mayoría de 65 ciudades rurales sobre todo en China y se llevó a cabo conjuntamente por la Universidad de Cornell, la Universidad e Oxford y la Academia China de Medicina Preventiva en el transcurso de veinte años.
Los autores presentan y explican las conclusiones de los estudios científicos, donde relacionan el consumo de productos animales con la aparición de diferentes enfermedades. Los autores concluyen que las dietas altas en proteínas, especialmente  proteína de origen animal (especialmente la caseína, proteína de la leche de vaca) están fuertemente vinculadas a enfermedades como las enfermedades del corazón, el cáncer y diabetes tipo 2.

Los autores recomiendan que las personas coman una alimentación basada en productos de origen vegetal y eviten el consumo de carne vacuna, aves de corral (pollo) y la leche como un medio para reducir al mínimo y / o revertir el desarrollo de enfermedades crónicas.  Los autores también recomiendan que las personas tomen sol en cantidades adecuadas, con el fin de mantener un nivel suficiente de vitamina D y consideren la posibilidad de tomar suplementos dietéticos de vitamina B 12.  Los autores critican las dietas “baja en carbohidratos” (como la dieta Atkins), la cual  incluye restricciones en el porcentaje de calorías derivadas de carbohidratos complejos.

Sumario

•    1 Principios de la alimentación y la salud.
•    2 Bases de los principios de la alimentación y la salud.
•    2.1 Los datos estadísticos: “occidentales” enfermedades correlacionadas con la concentración de colesterol en la sangre.
•    2,2 los niveles de colesterol en sangre relacionada con la dieta, especialmente proteína animal.
•    2.3 Mecanismos de acción.
•    3 Enfermedades ligadas a la dieta.
•    3,1 enfermedades autoinmunes.
•    3,2 Las enfermedades del cerebro.
•    3.3 Cáncer de mama.
•    3.4 Cáncer colorectal.
•    3,5 La diabetes.
•    3.6 Enfermedades de los ojos.
•    3.7 Las enfermedades del corazón.
•    3.8 Los cálculos renales.
•    3.9 Metabolismo y de la incidencia de la obesidad.
•    3.10 Osteoporosis.
•    4 Declaraciones en la desinformación acerca de la nutrición.
•    5 Declaraciones sobre estudios actuales de nutrición.
•    6 Referencias.

Los principios de la alimentación y la salud

En el libro, los autores describen ocho principios de la alimentación y la salud [2]:
•    La nutrición representa la combinación de las actividades de un sinnúmero de sustancias alimenticias.
•    Los suplementos vitamínicos no son una panacea para obtener la buena salud.
•    Prácticamente no hay nutrientes en alimentos de productos animales que no están mejor proporcionados por los productos de origen vegetal.
•    Los genes no determinan la producción de enfermedad por su cuenta; éstos deben ser activados o expresados. La nutrición juega un papel crítico en la expresión genética de lo bueno (salud) y lo malo (enfermedades).
•    La nutrición puede controlar los efectos adversos de las  sustancias químicas nocivas.
•    La misma alimentación que previene la enfermedad en sus etapas iniciales puede detener o revertir la enfermedad en sus últimas etapas.
•    La nutrición que resulta beneficiosa para una enfermedad crónica es la misma que apoya la buena salud en todos los ámbitos.
•    La buena nutrición crea salud en todos los ámbitos de nuestra existencia.

Base de los principios de la alimentación y la salud

Los autores afirman que sus opiniones se basan en la investigación científica, y que gran parte de la prueba se obtiene a partir de estudios en humanos. Uno de estos estudios humanos es el de la China, que ellos describen como un estudio total de la alimentación y del estilo de vida en asociación con las enfermedades de la mortalidad en China. En el libro comparan las consecuencias para la salud de las dietas ricas en alimentos animales con las dietas muy ricas en alimentos a base de plantas entre las personas que son genéticamente similares. Los autores afirman que la pruebas estadísticas se ven reforzadas por el conocimiento de cómo los procesos corporales se relacionan con la dieta en una forma biológicamente medible, y se refieren a este conocimiento como mecanismo de acción.

Evidencias estadísticas: Las enfermedades “occidentales” se relacionan con la concentración de colesterol en la sangre

Los autores afirman que el estudio de la China compara la prevalencia de las enfermedades occidentales (enfermedades coronarias, la diabetes y el cáncer de colon, de pulmón, de mama, la leucemia, el cerebro, el estómago y el hígado) en cada país. El estudio se basó en la alimentación y las variables del estilo de vida, y encontró que uno de los predictores más fuertes de las enfermedades occidentales fue el colesterol en la sangre con una significación estadística constante de un nivel igual o superior a 99,9%.
Los autores informan que una disminución de colesterol en la sangre se relaciona con menos tasas de enfermedades del corazón y el cáncer. Añaden que, cuando el colesterol en la sangre disminuyó de 170 mg/dl a 90 mg/dl, el cáncer de hígado, recto, colon, pulmón, mama, leucemia, cerebro, estómago y esófago (garganta) disminuyeron en forma conjunta. [9] También informan de que la aparición de algunos tipos de cáncer varían de acuerdo con valores de 100 mg/dl según las ciudades, teniendo en cuenta un colesterol más alto o más bajo.
Los autores afirman que “cuando el colesterol sanguíneo en las zonas rurales de China aumentó, así también en forma conjunta aumentaron las enfermedades ‘occidentales’”. Fue muy sorprendente encontrar que los niveles de colesterol de los chinos fueran más bajos que los esperados. El nivel promedio de colesterol en la sangre era sólo 127 mg/dl, que es casi 100 puntos menos que el promedio de América (215 mg / dl). Algunas ciudades han tenido promedios tan bajos como 94 mg/dl. Para dos grupos de veinticinco mujeres en la parte más interna de China, el promedio de colesterol en la sangre increíblemente era menos de 80 mg/dl.

Los niveles de colesterol se relacionan con la dieta, especialmente con la proteína animal

Los autores afirman que “varios estudios han demostrado, tanto en animales como en los seres humanos, que el consumo de proteína animal aumenta el colesterol en la sangre. La dieta de grasas saturadas y colesterol también aumentan el colesterol en la sangre, aunque estos dos últimos no son tan eficaces en elevar el colesterol como las proteínas de origen animal. A diferencia de los alimentos de origen vegetal, que no contienen colesterol, y además ayudan a disminuir el colesterol fabricado por el cuerpo.
Los autores afirmaron que “las asociación de enfermedades con colesterol elevado fueron muy notables, ya que el colesterol sanguíneo y el consumo de productos animales fueron bajos en comparación con lo que se consume en América. En las zonas rurales de China, la ingesta promedio de proteína animal (por persona) es de sólo7,1 gramos por día, en comparación con los norteamericanos, que consumen70 gramos por día.
Los autores concluyen que “los resultados de estudios de China indican que cuanto menor es el porcentaje de alimentos en base a animales que se consuma, mayores serán los beneficios para la salud, aun cuando ese porcentaje disminuya de un 10% al 0% de las calorías consumidas. Así que es razonable suponer que el porcentaje ideal de consumo de productos animales es igual a cero, al menos para cualquier persona con predisposición a desarrollar una enfermedad degenerativa”.

Mecanismos de acción

Los autores afirman que los productos vegetales, protegen al cuerpo contra las enfermedades debido a que muchos de ellos contienen una gran concentración y una gran variedad de antioxidantes, que defienden al organismo de daños causados por los radicales libres. [13] Los autores también señalan que las enfermedades occidentales están relacionadas con el crecimiento, asociado con el aumento de riesgo de iniciación, promoción y progresión de la enfermedad, y que el crecimiento se relaciona también con una dieta alta en proteína animal.
Además, sostienen que el consumo de proteína animal aumenta la acidez de la sangre y de los tejidos, y que para neutralizar este ácido, el calcio (una base muy eficaz) es retirado de los huesos para producir esta neutralización. También afirman que el aumento de las concentraciones de calcio en sangre inhiben el proceso por el cual el cuerpo activa la vitamina D en los riñones a una forma que ayuda a regular el sistema inmunológico.

Enfermedades ligadas a la dieta

La siguiente es una lista parcial de las enfermedades vinculadas a la alimentación, que se explican en mayor detalle en el libro.

Las enfermedades autoinmunes

Los autores afirman que el riesgo de desarrollar diabetes de tipo I está fuertemente relacionado con el consumo de leche de vaca en los lactantes. Los autores también señalan que las enfermedades autoinmunes como la diabetes de tipo I, esclerosis múltiple y la artritis reumatoide tienen ciertas características comunes y pueden compartir las mismas causas. Declaran, además, que las enfermedades autoinmunes son más frecuentes entre las personas que viven a mayores latitudes geográficas y entre quienes consumen una alimentación alta en proteínas de origen animal, especialmente la leche de vaca. Los autores afirman que la falta de vitamina D está conectada con estas dos correlaciones.
La vitamina D es importante para la correcta regulación del sistema inmune. [16] Los autores afirman que para las personas que viven en mayores latitudes geográficas, la falta de exposición a los rayos ultravioleta en la luz del sol puede provocar que tengan una deficiencia de vitamina D. También afirman que el consumo de proteínas animales, especialmente de leche de vaca, da lugar a mayores concentraciones de calcio en la sangre, lo que inhibe el proceso por el cual el cuerpo activa la vitamina D en los riñones en una forma que ayuda a reprimir el desarrollo de las enfermedades autoinmunes.

Las enfermedades cerebrales

En el libro, el Dr. Campbell sostiene que el deterioro cognitivo y demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, están relacionadas con la hipertensión, el colesterol alto en sangre y los daños causados por los radicales libres, y que estos factores de riesgo pueden ser controlados por la dieta.

El cáncer de mama

Según lo publicado, el cáncer de mama está vinculado con la exposición a largo plazo de un aumento de las concentraciones de hormonas femeninas, que a su vez está asociada con una menarca temprana (edad de la primera menstruación), con una menopausia tardía y a niveles de colesterol elevado en sangre. Y que todos estos factores de riesgo están relacionados con el crecimiento y una dieta alta en proteína animal. Los autores afirman que el promedio de mujeres chinas en toda su vida útil, está expuesto a tan sólo un 35% – 40% de estrógeno, en relación con las mujeres británicas o estadounidenses, y que la tasa de cáncer de mama entre las mujeres chinas es de aproximadamente una quinta parte (20%) en comparación con la tasa de cáncer de las mujeres occidentales.

El cáncer colorectal

Los autores afirman que el estudio demuestra que las menores tasas de cáncer colorectal se asocian con el consumo de productos de origen vegetal altos en fibra tales como frijoles (porotos), vegetales con hojas y cereales integrales.

La diabetes

Los autores describen un estudio dietario realizado por James D. Anderson, MD, de 50 pacientes -25 con la diabetes de tipo I y 25 con diabetes tipo II,- que estaban tomando la medicación en forma de inyecciones de insulina para controlar su glucosa en la sangre. Los autores informaron que después de que estos pacientes cambiaran la dieta recomendada por la Asociación Americana de la Diabetes por otra con un alto contenido en fibra y baja en grasas, basada en vegetales, los pacientes con diabetes tipo I fueron capaces de reducir sus medicamentos en un promedio de 40% en menos de 3 semanas de cambiar su dieta y 24 de los 25 pacientes con diabetes tipo II fueron capaces de dejar de tomar sus medicamentos a las pocas semanas de cambiar su dieta.

Enfermedades de los ojos

El libro sostiene que los estudios dietarios muestran que una dieta que incluya carotenoides, presentes en las verduras de color, proporciona protección contra la degeneración macular (una enfermedad ocular que puede causar ceguera), y que una dieta que incluya luteína (un antioxidante encontrado en las espinacas), prevé la protección contra las cataratas.

La enfermedad del corazón

Los autores afirman que el colesterol, grasas saturadas y las proteínas animales son tres nutrientes que caracterizan a los alimentos de origen animal, y se preguntan: “¿No es perfectamente razonable preguntarse si los alimentos a base de animales causan enfermedad, y no sólo estos tres nutrientes aislados, causan enfermedad del corazón?” Los autores afirman que los estudios muestran que el consumo de proteínas de origen vegetal tiene un mayor poder para reducir el colesterol, que la reducción del consumo de grasas saturadas o el colesterol.
Añaden que las enfermedades “occidentales” son relativamente raras en China, ejemplo de esto es que “en el momento de nuestro estudio, la tasa de mortalidad coronaria de la enfermedad del corazón es diecisiete veces mayor entre los hombres americanos, que entre los hombres chinos”

Los cálculos renales

Los autores afirman que el consumo de proteínas animales está relacionada con factores de riesgo para la formación de cálculos renales. El aumento de los niveles de calcio y oxalato en la sangre puede dar lugar a cálculos renales, y las recientes investigaciones demuestran que la formación de dichos cálculos puede ser iniciada por los radicales libres.

El metabolismo y la incidencia de la obesidad

Los autores informan que “la ingesta media de calorías por kilogramo de peso corporal fue de 30% más entre los chinos menos activos en comparación con los americanos. Sin embargo, el peso corporal fue de 20% más bajo”. Los autores añaden que “El consumo de dietas altas en proteínas de origen animal y grasas producen transferencias en donde dichas calorías en vez de ser quemadas como calor, son almacenadas por el cuerpo en forma de grasa corporal” (excepto que una restricción calórica severa produzca la pérdida de peso).
Los autores afirman que “la dieta puede causar pequeños cambios en el metabolismo de las calorías que llevan a grandes cambios en el peso corporal”  y “la misma dieta baja en proteínas animales y grasas, es la misma que ayuda a prevenir la obesidad y al mismo tiempo permite a las personas a alcanzar su máximo crecimiento posible”.

La osteoporosis

Los autores declaran que la osteoporosis está relacionada con el consumo de proteínas animales porque éstas, a diferencia de las proteínas de origen vegetal, aumenta la acidez de la sangre y de los tejidos. Añaden que para neutralizar este ácido, el calcio (un medio muy eficaz de base) es sacado de los huesos, lo que los debilita y los pone en mayor riesgo de fractura. Los autores añaden que “en nuestro Estudio de la China rural, donde la relación de proteínas animales vs. vegetales es tan sólo de un 10%, la tasas de fracturas son tan sólo una quinta parte, en comparación con la de los EE.UU”.

Declaraciones sobre la desinformación acerca de la nutrición

Los autores afirman que “la mayoría, pero no toda la confusión acerca de la nutrición se crea en el ámbito jurídico, plenamente visible, y esta confusión se difunde por personas inocentes bien intencionadas, ya sean investigadores, políticos o periodistas”.
Los autores también señalan que algunas personas muy influyentes en el gobierno y de posiciones en la universidad han actuado “para sofocar el sincero y abierto debate científico”.
También señalan que “hay influyentes poderosos, e industrias muy ricas que pueden perder una gran cantidad de dinero si los estadounidenses, comienzan a iniciar una dieta basada en vegetales”.

Declaraciones sobre los actuales estudios de la nutrición

Los autores añaden que los actuales estudios sobre la nutrición (especialmente el Estudio de las Enfermeras) son deficientes, porque estos estudios se centran en forma excesiva en los efectos de las distintas cantidades de nutrientes entre los individuos que consumen una dieta de alto riesgo, que incluye altos niveles de productos animales, con sus correspondientes niveles altos de proteína animal”.

Acerca del Dr. T. Colin Campbell

Referencias

•    Campbell, T. Colin (2006), The China Study:The Most Comprehensive Study of Nutrition Ever Conducted and the Startling Implications for Diet, Weight Loss and Long-term Health , Benbella Books, ISBN 1-932100-38-5 Campbell, Colin T. (2006), La China de estudios: el estudio más completo jamás realizado de la nutrición y las sorprendentes implicaciones para la dieta, pérdida de peso y salud a largo plazo, Benbella Libros, ISBN 1-932100-38-5