SIN ACIDEZ HUMORAL NO HAY CÁNCER. DR. ALBERTO MARTÍ BOSCH

 

ALBERTO MARTÍ BOSCH, SU VÍDEO Y SUS TRATAMIENTOS CONTRA EL CÁNCER

 A veces resulta increíble la fuerza que llegan a tomar algunos contenidos poco rigurosos, fraudulentos o falsos por internet. Sin que nadie se preocupe en verificar su fiabilidad, los enlaces, emails relacionados, comentarios en blogs y citas en redes sociales se multiplican exponencialmente y en relativamente poco tiempo dichos contenidos (con frecuencia vídeos) se convierten en virales. Y casi todo el mundo piensa que son ciertos o reales.

Con el mundo de la pseudomedicina también pasa. La credulidad y la tendencia a agarrarse a un clavo ardiendo cuando la situación se complica hace que las promesas milagrosas tengan gancho y mucho público.

Hoy voy a hablar de uno de esos vídeos, ya que desde que lo conocí llevo haciéndole un pequeño seguimiento y con mucha frecuencia alguien lo enlaza en los comentarios de alguno de mis posts, sobre todo si se menciona el cáncer. Porque este vídeo trata de eso, de la posibilidad de curar el cáncer. Ya ha superado el millón de visitas y aunque quizás sea un poco exagerado considerarlo viral, su popularidad es indiscutible. A mi pesar.

No tiene demasiado sentido leer este artículo sin haberlo visto, así que, os confieso que sin ningún entusiasmo, lo incluyo a continuación. Y con la misma desgana os pido que lo veáis antes de seguir leyendo. La falta de entusiasmo no es porque no sea entretenido, que lo es, sino por su tramposo contenido. Es casi una hora de charla en un escenario del oncólogo Alberto Martí Bosch.

Si es la primera vez que lo has visto, es probable que el vídeo te haya inquietado profundamente, como a mí la primera vez que lo vi. Si eres un enfermo de cáncer, el sentimiento que te haya podido generar podría ser algo muy profundo y agudo. Y que puede tornarse en muy doloroso.

Y si, a pesar de mis avisos y comentarios, no te apetece dedicar una hora de tu seguramente valioso tiempo a verlo, te lo resumo a continuación:

El marco es un congreso organizado por la WARC (World Association for Cancer Research) y la hora completa está dedicada a una de las ponencias, la del doctor Alberto Martí Bosch, en la que explica su visión de lo que es el cáncer y cómo lo trata. Esquemáticamente, estas son sus hipótesis y planteamientos:

1. Los filtros del cuerpo  (higado, riñon, pulmón) con el uso se van “ensuciando” y si no se “limpian”, dan lugar a la acumulación de toxinas, especialmente en el espacio intersticial de las células. Esta acumulación dificulta que la célula se alimente adecuadamente y le impide disponer del oxígeno que necesita.

2. Además, el entorno de la célula se acidifica y como consecuencia de todo esto se generan importantes problemas de salud y enfermedades de todo tipo.

3. La célula, para poder sobrevivir a ese entorno agresivo, muta y se convierte en tumoral, un tipo de célula que se encuentra “cómoda” en dicho entorno. Así nace el cáncer.

4. Su propuesta de tratamiento se basa eliminar ese entorno tóxico y ácido y matar la célula tumoral, sobre todo con plantas medicinales, dieta y otras terapias alternativas.

No voy a entrar todavía en valoraciones, me he limitado a enumerar las ideas básicas que expone. Pero hay algo que solo se aprecia al ver el vídeo, la experiencia de ver la ponencia completa es muy diferente a un resumen con las ideas principales. Porque Martí Bosch está bien dotado para la persuasión y transmite credibilidad y confianza. Parece un señor muy cercano, simpaticón y con gracejo, algo así como tu tío Jacinto, el médico, sencillo pero avispado y que cuenta historietas entretenidas. Consigue ser convincente para alguien sin educación científica pero incluso también para personas formadas y de cierto nivel intelectual.

Es momento de revisar punto por punto el vídeo, tanto el contexto en el que se sitúa y las variables que le rodean, como el propio contenido de la ponencia, analizando todas la afirmaciones que se hacen y poniendo sobre la mesa las preguntas sin respuesta asociadas al mismo. Os adelanto que tenemos para un rato largo, porque hay mucho que decir.

EL VÍDEO

¿Quién ha grabado el vídeo? ¿Quién ha sido responsable de su edición y colgado en internet? Lo cierto es que está en Youtube multiplicado infinidad de veces, por lo que es difícil rastrear cual pudo ser su origen o quién lo colgó por primera vez.

En varias ocasiones aparece un logo de Dsalud Televisión, por lo que es de suponer que Dsalud tiene algún papel relevante en el evento. Para quien no lo sepa, conviene resaltar que Discovery DSalud es una conocida revista (y web) abarrotada de información sobre todo tipo de temas pseudocientíficos, cuyo negocio es la venta o publicidad de productos milagro y tratamientos no probados. Tal y como detalló el periodista Luis Alfonso Gamez en su artículo “Discovery Dsalud, una revista aterradora“, el nivel de sensacionalismo al que llega es espeluznante y sus responsables son conocidos personajes del mundo del “misterio” y la pseudociencia. En su apartado “Dsalud televisión” ofrece una buena cantidad de vídeos con muchos expertos alternativos que dicen tener la solución para el cáncer (con muy diversas disciplinas, tales como hipertermia, microinmunoterapia, ozonoterapia, enzimas vivientes. medicina sistémica…) , entre otras muchas enfermedades, cada uno con su truco o enfoque especial. Me pregunto cómo existiendo tantas soluciones y terapias, no está ya el cáncer totalmente erradicado..

Basta bucear aun poco en la web de Dsalud para encontramos un apartado en el que se explica que esta revista ha patrocinado hasta la fecha cuatro congresos sobre terapias alternativas contra el cáncer. El último es el que nos ocupa, celebrado en 2009, y se hizo en colaboración con la WACR, de la que hablaremos más adelante. De todos ellos se venden los respectivos DVD’s con todas las ponencias. El precio de cada charla en DVD es de 15 euros, pudiéndose aprovechar la oferta especial de adquirir las 14 charlas por solo 150 euros, como pueden ver en este enlace de su web promocional.

Por otro lado, antes de que aparezca el protagonista, vemos a un presentador que lo introduce brevemente con todo tipo de elogios. Se trata de Antonio Muro, un periodista que también colabora en Dsalud y habitual entre contenidos pseudocientíficos, como por ejemplo en esta entrevista que le hizo Iker Jiménez en la que plantea la posibilidad de que el SIDA no exista.

LA ASOCIACIÓN

                                    
El congreso se anuncia como una iniciativa de la “World Association for Cáncer Research“. Suena muy bien, ¿verdad? “Asociación mundial para la investigación del cáncer”. Según elregistro nacional de asociaciones esta entidad se dio de alta en 2007 en Madrid.

Como pueden ver en la imagen de la derecha, puede que su logotipo no sea de los más atractivos que hayamos podido ver, pero tampoco eso debería influirnos, ya que después de todo los médicos nunca se han distinguido por su gran gusto para el diseño. Lo que ya resulta más extraño es que es imposible encontrar más información sobre esta entidad. Al menos yo he sido incapaz de saber algo sobre algunos detalles bastante importantes que nos permitirían conocer su rigor o seriedad.

  • ¿Quiénes componen la WACR y que papel juega cada uno?
  • ¿A qué se dedica exactamente?
  • ¿Qué otras actividades realiza?
  • Siguiendo lo que sugiere su propio nombre, ¿qué investigaciones concretas ha realizado y dónde están?
  • ¿Cómo se financia?

Ni siquiera tiene página web, en una época en la que hasta los criadores de canarios o los jugadores de ajedrez utilizan este medio como mecanismo para darse a conocer. Nada de nada. La única información de cierta extensión que se puede encontrar en internet proviene de nuevo de DSalud, en este artículo. Un escrito de 2008 que más bien es un extraño batiburrillo de ideas: Promesas de grandes acciones por parte de la asociación (que cinco años después siguen sin verse), críticas a las farmacéuticas, mensajes alarmantes sobre las antenas, wifi y productos químicos…

Respecto a la relación de la WACR con otras asociaciones relevantes, lo único que he encontrado eseste comunicado del año 2011 de la Asociación Española Contra el Cancer, la AECC, desvinculándose claramente en un tema concreto:

  
No sé cómo se llevarán en otros temas, pero al menos en la vacuna contra el virus del papiloma humano no parecen estar muy de acuerdo.

De nuevo mucha oscuridad y demasiadas preguntas, en mi opinión, en este caso en torno a la asociación organizadora.

EL PONENTE

Doctor en medicina y oncólogo. No parecen ser malas credenciales. Sin embargo, como bien sabemos, un título en medicina, aunque importante, no es suficiente para dar total fiabilidad a un profesional de la salud. De hecho, todos los años se retiran licencias para ejercer y hay médicosjuzgados por estafas u otras bajezas humanas. No es el casó de Martí Bosch, que quede claro, pero los médicos, como los abogados, fontaneros o políticos, son personas y como cualquier otro colectivo humano, tienen sus garbanzos negros. El título no nos asegura al 100% la honestidad.

De hecho, si seguimos profundizando en su historial, podemos encontrar algún detalle menos positivo. Por ejemplo, cuando sanidad actuó contra el Biobac, un producto que prometía mejorar (e incluso insinuaba curar) el cáncer, Martí Bosch fue uno de los médicos detenidos, ya que lo prescribía con asiduidad,  a pesar de no ser un medicamento registrado ni aprobado, sino un complemento alimenticio (ese tipo de productos cuya comercialización se permite simplemente demostrando que no son tóxicos). En su defensa, alegó ante los medios de comunicación que él “nunca recomendó a sus pacientes abandonar los tratamientos tradicionales de quimioterapia” y lo cierto es que fue absuelto o excluido de la causa. Además, la operación parecía centrarse en el fabricante del producto cuyas propiedades a favor del cáncer nunca habían sido demostradas, con el que Martí no parecía tener relación.

Otra forma de reforzar el prestigio de un médico es conociendo su trabajo de investigación, el alcance de dichas investigaciones y los resultados y éxitos de las mismas. Hoy en día es algo sencillo de buscar ya que las bases de datos principales están accesibles en internet (como por ejemplo Pubmed). No conozco ningún caso de expertos con tratamientos relevantes novedosos y más o menos efectivos que no estén en estas enormes bases de datos. Pero el señor Martí Bosch, no aparece por ningún lado, al menos yo no le he encontrado. Es decir, nunca ha publicado ningún estudio o investigación que prueben sus terapias. No sé si lo habrá intentado, pero si no es así no será por falta de oportunidad, porque existen cientos de publicaciones médicas en el mundo dispuestas a atender investigaciones de muy variada naturaleza. Y de forma especial si se refieren al cáncer, un tema que vende mucho.

¿Hay alguna otra forma de conocer el prestigio de este señor? Él mismo lo intenta, dejando caer al inicio del vídeo que ha estudiado “fuera” disciplinas como la homeopatía, la fitoterapia o la medicina ortomolecular, y que ha trabajado con equipos de investigadores liderados por expertos cuyo nombre (extranjero) no he podido captar. Aparte de esta información anecdótica, ¿ha participado en otras investigaciones? ¿Otras conferencias de reconocido prestigio  con colegas de la profesión? ¿Alguna labor académica que le haya aportado algún reconocimiento importante? Yo al menos  no he podido encontrar nada parecido. Así que su prestigio como científico puede considerarse un misterio. Al menos para mí.

EL TRATAMIENTO

Analizar las claves de por qué es tan convincente Martí Bosch en un primer visionado seguramente sería un buen ejercicio para  psicólogos o sociólogos. Por mi parte, aunque no soy un experto en esas áreas, al llevar muchos años leyendo y escribiendo sobre todo tipo de vendedores de productos milagro, he podido ir identificando unos patrones comunes que se repiten en estos casos. Son cinco factores o tácticas, las dos primeras relativas al “fondo” y las otras tres a “la forma”, que recurren a conocidas técnicas básicas de persuasión y marketing y que se han demostrado muy eficaces para vender casi cualquier cosa. Ya escribí sobre ellas en este post sobre las dietas milagro, y vuelvo a recordarlas para este caso concreto:

  1. Explicar un problema complejo de forma falsamente simplificada.
  2. Proponer la solución, única y milagrosa, con resultados mucho mejores de lo normal, sin aportar pruebas independientes y rigurosas.
  3. Utilizar términos y mecanismos pseudocientíficos sin demostrar o inventados para explicar la solución o el problema y darle rigurosidad.
  4. Hacer comparaciones con la competencia, mediante mentiras y acusaciones falsas.
  5. Utilizar testimonios falsos, no representativos o exagerados.

Para analizar toda su charla, sus propuestas e ideas, vamos a ver cómo Martí Bosch utiliza una y otra vez cada una de ellas, con ejemplos y explicaciones pertinentes para cada caso.

Primer estilo habitual en pseudomedicina: Explicar un problema complejo de forma falsamente simplificada.

El planteamiento principal de Martí Bosch nace en la intensa actividad filtrante de los pulmones, hígado y riñón, que como consecuencia de la forma de vida actual (y porque nadie nos enseña a mantenerlos), llegan a obstruirse. Este “atasco” da lugar a una acumulación de colesterol, ácido úrico y CO2.  “La célula vive ahogada entre sus propios residuos fecales“, afirma. En esta situación, para mantener el pH estable, el cuerpo se ve obligado a “aislar” estos ácidos en el espacio intersticial de las células (la llamada matriz extracelular), algo que si se prolonga en el tiempo da lugar a enfermedades, ya que se dificulta la nutrición y oxigenación celular.

El supuesto soporte científico de todo esto son las teorías sobre la matriz extracelular de Alfred Pischinger (1899-1983), propuestas hace varias décadas y que pueden consultarse en el libro “Extracellular Matrix and Ground Regulation“, bastante citado en los entornos de “medicina holística”. Pueden leerse unas cuantas páginas en este enlace de Google Books.

¿Veis qué fácil?, repite una y otra vez Marti Bosch. Pone como ejemplo el alzheimer y parkinson, que según estos planteamientos se desarrollan a causa de la muerte de las células debido a los ácidos y residuos que les impiden nutrirse.  Y la esclerosis, creada por ataque ácido a la milelina que recubre los nervios. La dermatitis, que se generaría al expulsarse los ácidos de la matriz por la piel. O la osteoporosis, que ocurriría por la descalcificación del hueso para neutralizar el ácido de la matriz. Es decir, que según estas teorías, la mencionada carga de residuos en la matriz extracelular es precisamente el origen de gran cantidad de enfermedades, por lo que sugieren que gran parte de las bases de la medicina moderna están equivocadas. Y los millones de médicos e investigadores del mundo están perdiendo el tiempo.

¿Aporta alguna prueba que soporte una afirmación tan impresionante, radical y revolucionaria y que justifiquen esta secuencia de razonamientos, uno detrás de otro? No. Ni una sola.

Aunque a Martí Bosch parece gustarle esta explicación única para todas las enfermedades, esta increible simplificación de la medicina, que le lleva a decir que “Pischinger era un genio, nos hizo entender las enfermedades“, no es más que eso:  Una simplificación no demostrada y con más agujeros que un colador. Basta con consultar cualquier libro científico especializado para conocer innumerables evidencias de que los orígenes de las enfermedades no son tan sencillos ni simples.

Martí Bosch va más allá y afirma que cuando la matriz extracelular esta llena de tóxicos, el cuerpo o la célula pueden optar por defenderse, siguiendo estas estrategias:

  1. Aumentar la cantidad de agua en el espacio intersticial, para diluir los residuos y su efecto negativo. De esta forma se provocaría una enorme retención de líquidos.
  2. Utilizar minerales de otras partes del cuerpo (por ejemplo, los huesos) para crear sales y neutralizar los ácidos. Este mecanismo provocaría una descacificación de los huesos, dando lugar a osteoporosis, artrosis, artritis
  3. Drenar por la piel los residuos, dando lugar a eccemas, dermatitis, psoriasis, llagas, colitis…

De nuevo, otra buena cantidad de enfermedades se explicarían partiendo del mismo modelo y tendrían un origen común. ¿Y aporta alguna prueba para este caso? ¿Demuestra de alguna forma que, una vez más, todos los especialistas y expertos del mundo están equivocados en los orígenes complejos y múltiples de estas enfermedades? Pues tampoco. Ni una sola.

¿Y cómo enlaza todo esto con el cáncer? Como muchos sabréis, el cáncer se produce cuando las células se multiplican de forma descontrolada como consecuencia de una mutación. Pues bien, según Martí Bosch, ante una matriz extracelular degradada y llena de residuos, la célula puede seguir una cuarta estrategia para defenderse: Mutar y convertirse en una célula adaptada a ese entorno agresivo y desagradable. Es decir, transformarse en una célula tumoral, a la que le gusta el ácido y la porquería y vive con mucho sodio y sin oxígeno. Vamos, que la mutación realmente sería una especie de evolución, un mecanismo de supervivencia de adaptación al medio.

¿Y aporta en este caso alguna prueba que ratifique este singularísimo proceso de transformación? Una vez más, no, ninguna.

Como resume el prestigioso oncólogo Barbacid, en este artículo, el cáncer es un término genérico que engloba una gran cantidad de enfermedades diferentes. En el libro especializado Molecular Cell Biology (disponible online en este enlace), en el capítulo dedicado a las mutaciones y sus causas se cuenta cómo la ciencia sabe desde hace tiempo que las mutaciones que dan lugar a una multiplicación descontrolada (y, en consecuencia, al cáncer) tienen orígenes diversos. Con frecuencia ocurren simplemente por un fallo espontáneo en el proceso de duplicación del ADN. Y en otras ocasiones se deben a factores como las radiaciones ionizantes o a algunos compuestos químicos (mutágenos), que son capaces de alterar la secuencia de aminoácidos normal debido a ciertas propiedades y características que poseen, pero no por la acumulación de compuestos como el CO2, ácido úrico o colesterol. Así mismo, se ha demostrado que algunos virus, los llamadosoncovirus, pueden provocar un cáncer, gracias también a su capacidad de alterar el ADN. En los enlaces que he incluido se puede encontrar información básica bastante completa y como cualquiera puede comprobar, se conocen con bastante detalle los mecanismos para cada situación (aunque siguen existiendo áreas y sombras en las que investigar). De hecho, los expertos trabajan con relativa normalidad con agentes mutágenos de este tipo en sus investigaciones, para provocar mutacionescontroladas y poder estudiarlas posteriormente.

Respecto a las teorías de la matriz extracelular con las que el doctor lo explica casi todo, los expertos y científicos actuales que trabajan sobre ella no piensan que el tema sea tan sencillo, ni mucho menos. Por ejemplo, en el artículo “The extracellular matrix at a glance” (2010) se exponen los principios del concepto de matriz extracelular y se plantean las hipótesis y puntos de interés para futuras investigaciones, sin que la consideren en ningún momento la clave de todas las enfermedades. Y, en lo que respecta al cáncer, en  The extracellular matrix: A dynamic niche in cancer progression (2000) se hace un resumen del estado de las investigaciones sobre su relación con el desarrollo de esta enfermedad, concluyendo que aunque puede jugar cierto rol e influir en su progresión en cierta medida actuando como regulador, hay poco sólidamente probado y queda mucho por investigar, especialmente en lo que respecta a posibles terapias que sean efectivas.

Si queremos conocer alguna otra visión más realista y rigurosa del cáncer desde una perspectiva metabólica (aunque quizás también bastante optimista), también es muy recomendable conocer a Mina Bissel, una investigadora de prestigio, gracias a su charla en TED “Experimentos que apuntan a un nuevo entendimiento del cáncer“. Muy interesante y, desde luego, mucho menos simplista y reconociendo lo poco que se sabe sobre el tema.

Desde un punto de vista más anecdótico e informal, además de simplificar el origen del cáncer y de multitud de enfermedades, Martí Bosch también distorsiona las explicaciones periféricas, siguiendo esa filosofía de hacer simple lo que no lo es, Para ello utiliza otro recurso sistemáticamente durante toda su charla, algo que podríamos llamar “humanización“, porque confiere características humanas a procesos, objetos o seres vivos. Por ejemplo, llama “señores” al pulmón, hígado y riñón. O afirma que las células son inteligentes, ciudadanos del cuerpo, que entre ellas “se copian” los comportamientos.

El colmo de esta humanización es cuando se refiere a la serie de dibujos animados infantil “Erase una vez la vida” , diciendo lo siguiente: “¡Lo clavan! Los americanos, si algo han tenido bueno, es enseñarnos ciencia a través de mecanismos infantiles“.  El doctor se refiere a la de serie de la imagen de la derecha, en la que las células se representaban mediante diferentes personajes caricaturescos. Su admiración por ella es evidente que va más allá de sus virtudes didácticas. Por cierto, se equivoca al citar a sus autores, que no fueron americanos, sino franceses.

Segundo estilo habitual en pseudomedicina: Proponer la solución, única y milagrosa, con resultados mucho mejores de lo normal, sin aportar pruebas independientes y rigurosas.

Pasemos a la segunda de las características de los tratamientos milagro, la de proponer la sencilla super-solución que lo arregla todo.

Aunque Martí Bosch se cubre las espaldas diciendo que él “no cura el cáncer sino que prepara el cuerpo para que pueda curarse por sí mismo” (que, desde el punto de vista del paciente, más o menos es lo mismo), el mensaje que transmite durante los casi sesenta minutos de la charla es otro muy diferente. Una y otra vez nos explica que sus terapias eliminan todos los tóxicos del organismo, restauran los supuestos desequilibrios del pH y matan la célula cancerígena (apóptosis). La realidad es que todo aquel que vea el vídeo se queda con el mismo mensaje: Este señor asegura tener la solución para el cáncer.

Veamos los detalles de esta solución. Su propuesta se basa en las siguientes terapias:

  • Plantas medicinales, los baños de sal, beber mucha agua y una dieta con poca carne basada en las ideas de la dieta del pH o alcalina (sobre la que puede leerse en este artículo).
  • Suplementos vitamínicos y homeopatía.
  • Reducción del sodio (sal), para dificultar la creación del interior básico en la célula tumoral.
  • Enzimas específicas para desactivar proteínas específicas de las células tumorales.
  • Oxigenación para “alimentar” las células, mediante ozono y peroxidasas.

Estos tratamientos permitirían recuperar la funcionalidad de pulmón, hígado y riñón, limpiarían de residuos el cuerpo, reducirían la acidez y acabarían con la célula tumoral. Y resume sus promesas en una sola frase: “Si nos bañamos con sal una vez a la semana, tomamos infusiones de hierba y comemos una vez a la semana vegetariano, tendremos los filtros limpios toda la vida“. Como guinda del pastel, también aconseja utilizar magnetoterapia, musicoterapia, radiofrecuenica, acupuntura…con el objetivo de reequilibrar los sistemas.

 Todas estas estrategias son bastante habituales y conocidas en el entorno de las pseudomedicinas aplicadas al cáncer. Como es esperable, no abundan los estudios sobre su eficacia, sobre todo por una razón: Porque quienes las practican, los terapeutas alternativos, no suelen estar interesados en hacer ensayos clínicos controlados. Pero algunos se han hecho, que son los que han servido para publicar algunas investigaciones y revisiones generales. He encontrado las siguientes investigaciones y revisiones científicas sobre el tema:

Resumo brevemente las conclusiones de todos ellos, que son muy parecidas: todos estos tratamientos sirven para más bien poco. Como mucho pueden tener cierta utilidad para reducir algunos síntomas y la ansiedad u otros síntomas psicosomáticos, pero poco más.

Tercer estilo habitual en pseudomedicina: Utilizar términos y mecanismos pseudocientíficos sin demostrar o inventados para explicar la solución o el problema y darle rigurosidad.

La tercera característica que utilizan los vendedores de productos milagro es el uso de lenguaje y vocabulario que suene a ciencia o tecnología para resultar más convincentes, pero que realmente es inadecuado, incorrecto o directamente inventado. En este caso yo esparaba que al ser Martí Bosch médico y oncólogo, alguien con formación científica, evitaría utilizar este recurso. Pero como hemos visto en los párrafos anteriores, todas su teoría sobre la enfermedades tienen ese trasfondo científico y está llena de afirmaciones y descripciones de procesos que nadie ha probado, pero que él da por demostrados y obvios.

Además, se le cuelan unas cuantas frases y afirmaciones bastante destacables:

  • Los baños de sal provocan ósmosis percútanea, expulsando los tóxicos y ácidos a través de la piel e incluso el ácido úrico excesivo en la sangre“. Cualquiera que sepa un poco de química sabrá que el mecanismo de la ósmosis es precisamente el contrario, provocando que sea el agua lo que sale del cuerpo, no los tóxicos o compuestos disueltos. Además, según han desmostrado varios estudios, expulsar algunos desechos por los poros no parece ser tan positivo. Este estudio y este otro, por ejemplo, muestran que aquellas personas que sudan mucho (y expulsan urea por los poros) después expulsan menos por la orina (el canal adecuado) y tienen más concentración de ácido úrico en sangre.
  • Como algunos alimentos cambian el pH de la orina, el del cuerpo también. La segunda parte de la frase es falsa, el pH del cuerpo no cambia con la alimentación.
  • Existe una cátedra de hidrología médica“. Y otra de homeopatía, añado yo. Lamentablemente.
  • La insuficiencia renal se arregla con baños de agua con sal“.
  • La célula antes de morir, empieza a echarlo todo por la piel
  • “Lo de los viernes sin carne es algo de los curas, es que cura viene de “curar”.
  • “El ser humano tiende a copiar lo que hacen los otros animales”.

Es llamativo que también recurra a algo bastante discutible en mi opinión, desde una perspectiva científica. Utiliza citas trasnochadas de personajes conocidos históricos para justificar sus argumentos. Por ejemplo:

– “Estamos dimensionados por el puño” (explica que todas las partes de nuestro cuerpo son proporción de nuestro puño, una referencia que asigna a Leonardo da Vinci).
– “Está todo inventado, solo se puede redescubrir el futuro en el pasado.

Cuarto estilo habitual en pseudomedicina: Hacer comparaciones con la competencia, mediante mentiras y acusaciones falsas.

La cuarta estrategia utilizada para convencer es un clásico del marketing. Cuando uno no tiene demasiados argumentos para vender los méritos de su producto, lo mejor es criticar y devaluar el producto de la competencia.

Martí Bosch la usa sin ningún rubor y afirma que el tratamiento convencional del cáncer se basa en estrategias del siglo XII, que describe – con una clara intención de ridiculizarlas – como “Decapitación, hoguera y envenenamiento“, refiriéndose a la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia, respectivamente. Al hacerlo, está también ridiculizando y menospreciando a todos sus colegas oncólogos, que son quienes las utilizan. Es curioso y contradictorio que utilice esta táctica, porque si algo suena a vetusto son precisamente sus tratamientos basados en hidroterapia, plantas medicinales y similares, más propios de hace un par de siglos y sin pruebas de eficacia. O de hace mucho más, sus referencias a Galeno y a “su medicina” de hace 2000 años no son precisamente modernas.

Evidentemente, Bosch en ningún momento reconoce que los tratamientos convencionales, aunque más despacio de lo que nos gustaría a todos, están consiguiendo importantes avances, como expliqué en el artículo anterior “Las terapias orientales y la eficacia de los tratamientos contra el cáncer” y como puede verse en estos datos.

La supervivencia se ha duplicado como termino medio y en algunos tipos de cáncer los resultados son incluso mucho mejores.

Quinto estilo habitual en pseudomedicina: Utilizar testimonios falsos, no representativos o exagerados.

Martí Bosch remata su charla con el relato de un testimonio. Sí, he dicho UNO. Eso sí, espectacular, con un paciente que llegó en muy mal estado pero que tras su tratamiento consiguió una remisión casi completa del cáncer. Pero solo le falla una cosa: que no aporta ni una sola prueba de su existencia, documentos, testigos imparciales o evidencias. Simplemente lo cuenta.

Y de nuevo aprovecha esta ocasión para minusvalorar la medicina real y comenta irónicamente que los médicos clasificaron a su testimonio como una remisión espontánea, generando risas entre un público entregado. Lo que tampoco explica es que las remisiones espontáneas del cáncer son un fenómeno poco frecuente pero médicamente muy conocido, documentado, analizado y estudiado en trabajos como “Studies on cases of spontaneous regression of cancer in Japan in 2011, and of hepatic carcinoma, lung cancer and pulmonary metastases in the world between 2006 and 2011” (2013) o “Spontaneous regression of renal cell carcinoma” (2013).

Estadísticamente, por estudios como este o este, se sabe que más de la mitad de las personas con cáncer recurren a las terapias alternativas, algo normal en situaciones tan críticas y con frecuencia desesperadas como esa. Así que es esperable que la mitad de las personas con remisiones espontáneas, que son una cantidad significativa, piensen que su tratamiento alternativo ha tenido algo (o mucho) que ver.

¿Por qué Martí Bosch, en lugar de un testimonio verbal, no presenta datos concretos y estadísticas sobre sus pacientes, mostrando el porcentaje de casos de remisión y la diferencia de supervivencia comparada con los no tratados por él? O, mucho mejor, ¿por qué no ha hecho ensayos clínicos, en condiciones controladas y con la participación de expertos independientes, que demuestren resultados claros de sus pacientes respecto a un grupo de control? ¿O al menos por qué no invita a un grupo de expertos independientes a supervisar algunos de sus casos y tratamientos?

CONCLUSIONES

Si cogemos papel y lápiz y nos dedicamos a listar las afirmaciones que hace Martí Bosch, dando por hecho que son ciertas y obvias pero que realmente no están demostradas y sobre las que no aporta ni una sola prueba, nos damos cuenta de la magnitud de trampa que hay detrás de este vídeo. Yo he hecho la prueba y me salen todas estas:

  1. Debido al funcionamiento continuado de pulmón, hígado y riñón durante 24 horas diarias, se acaban atascando.
  2. Este atasco genera tóxicos y acidez en el entorno de la célula.
  3. Estos tóxicos dificultan la nutrición celular.
  4. Muchas células en este entorno mueren.
  5. Esta muerte celular es la causa del Alzheimer 
  6. Esta muerte celular es la causa del, parkinson, 
  7. Esta muerte celular es la causa de la esclerosis
  8. Esta muerte celular es la causa de la fibrosis
  9. Algunas células en un entorno tóxico mutan a tumorales como mecanismo de defensa para sobrevivir
  10. El exceso de tóxicos en la matriz extracelular provoca retención de líquidos
  11. El exceso de tóxicos en la matriz extracelular provoca osteoporosis
  12. El exceso de tóxicos en la matriz extracelular provoca sudor ácido
  13. El exceso de tóxicos en la matriz extracelular provoca dermatitis
  14. El exceso de tóxicos en la matriz extracelular provoca psoriasis.
  15. El exceso de tóxicos en la matriz extracelular provoca colitis ulcerosa
  16. Las células pueden mutar a tumorales como mecanismo de defensa de los tóxicos de la matriz extracelular
  17. Se puede “alcalinizar” a una persona con dieta
  18. Se puede “alcalinizar” a una persona recuperando la funcionalidad de su pulmones, hígado y riñón
  19. Se puede “alcalinizar” a una persona con plantas medicinales
  20. Se puede “alcalinizar” a una persona con baños de agua con sal
  21. Reducir la sal en la dieta mata las células tumorales
  22. Se puede oxigenar al entorno celular con ozono
  23. Se puede oxigenar al entorno celular con peroxidasas
  24. La oxigenación con ozono mata células tumorales
  25. La alcalinización de una persona evita enfermedades
  26. Comiendo vegetales se limpian pulmón, hígado y riñón
  27. Hay plantas inmunoestimulantes que mejoran sistema inmunológico
  28. Tomando suplementos de oligoelementos se mejora la función de pulmón, hígado y riñón
  29. Tomando suplementos de oligoelementos se mejora el sistema inmunológico
  30. Tomando baños de agua caliente con sal se expulsan tóxicos de la matriz extracelular
  31. Tomando baños de agua caliente con sal se cura la insuficiencia renal crónica
  32. Los enzimas proteolíticos de acción selectiva matan de hambre a las células
  33. Alcalinizando, oxigenando, quitando sodio y con enzimas proteolíticos se produce la apóptosis (muerte) de la célula tumoral 
  34. Las personas que toman plantas medicinales, hacen baños termales y comen vegetariano una vez a la semana, no tienen cáncer
  35. Una matriz extracelular llena de tóxicos dificulta la acción de la quimioterapia porque los ácidos la destruyen
  36. Siguiendo sus propuestas se consiguen los mismos resultados con solo la mitad de la dosis de quimioterapia recomendada

Cada una de estas afirmaciones necesitaría de una buena cantidad de estudios y ensayos sólidos y rigurosos para ser demostrada, porque la mayoría son muy revolucionarias y contradicen el conocimiento actual. Y no tenemos ni uno estudio aceptable. Así que toda esta teoría solo puede considerarse una enorme (e improbable) hipótesis.

Diga lo que diga Martí Bosch al final de su ponencia , su mensaje hace pensar a todo el que ve el vídeo que tiene la solución para luchar contra el cáncer, basándose en principios que contradicen la mayor parte del conocimiento de la medicina moderna. Y, como ya he dicho, pero repito una vez más, si las teorías que expone fueran correctas y sus tratamientos eficaces, casi todas las enfermedades tendrían un mismo origen, sencillo y común. Y si eso fuera cierto, siguiendo sus consejos se curarían la mayoría de ellas y todos los millones de expertos e investigadores del mundo estarían equivocados. Todo esto es tan radicalmente revolucionario y la solución sería tan espectacular que sería enormemente fácil de probar mediante ensayos clínicos y estudios.

¿Por qué Martí Bosch no los hace?

Antes de pensar en la posible respuesta, conviene recordar que un resultado positivo en un ensayo clínico le llevaría a ser una figura de reconocimiento mundial, probablemente le daría el Premio Nobel de Medicina, le convertiría en multimillonario y, sobre todo, serviría para salvar la vida de millones de personas, tratadas en la actualidad por otros médicos, que se lanzarían de cabeza a aplicar los tratamientos de Martí Bosch.

Así que lo vuelvo a preguntar: ¿Por qué no hace ensayos y presenta pruebas objetivas de sus afirmaciones?

Para terminar, Recomiendo también verle en este otro vídeo (a partir de minuto 14:45), en el que se le ve más “en acción”, aconsejando tratamientos concretos a la gente:

     

Al primer enfermo le prescribe medicamentos homopáticos con un índice 200CH, es decir, con 200 diluciones. Considerando que a partir de 12 o 13 diluciones ya no hay ni una sola molécula de principio activo, recuerdo que pretende ayudar a a enfermos de cáncer con agua y azúcar.

Fuente: Doble click aquí

El material proporcionado en esta página no remplaza el consejo médico individual. El mismo se proporciona a los fines informativos o educativos. Consulte con un médico capacitado sobre la aplicabilidad de las opiniones con respecto a sus síntomas o condición médica. Dr. Facundo Bitsch

Related posts:

PELIGRO: UNA PELÍCULA QUE PUEDE SALVAR TU VIDA!!!!!!!!
¿SE PUEDE REVERTIR EL CÁNCER EN CASOS AVANZADOS? ¿TODAVÍA EXISTEN LOS MILAGROS DE SANACIÓN?
ABUELO DE 78 AÑOS LOGRÓ VENCER CÁNCER “INCURABLE” CON SÓLO CAMBIAR SU DIETA

1 Comentario

  • alfrdo montiel
    06.05.16

    en realidad no hay nada que dsemostrsr cuando miles dev personas en el mundo se mueren de cncer no es tema de discusion si si ono lo importante es mirar unas nuevas postura frente una emfermdad incontenible ya que los protocolos oficiale resulta muchas veces fatales

Dejanos tu Comentario