Hipotiroidismo y Sme. de Gilbert.

Mi nombre es Daniela Da Rold Ercoli, soy Licenciada en Psicóloga y estudiante del 2do año del Profesorado Universitario en la UAP.

Este año cumplí 25 años y me propuse vivir a la altura de mis sueños, ya que nunca volvería a tener esta edad. Uno de mis objetivos fue mejorar mi alimentación, tema tan trascendental para nuestra existencia. Atravesé una adolescencia complicada (como todas, ¿no?) signada por trastornos alimenticios: primero anorexia nerviosa (por la que estuve en tratamiento 1 mes en ALUBA, CABA) que luego en el proceso de recuperación se tornó en bulimia. Más de una década de mi vida (prácticamente la mitad de ella) fui esclava de estos trastornos, pero el Espíritu Santo fue mostrándome cuánto sufría por su causa y que podía vencer por la gracia del Salvador. Entonces decidí no ser más una “hija de la comida”, sino aferrarme a las seguras promesas de la Biblia y vencer para Su gloria este talón de Aquiles.

Éste fue mi gran deseo para comenzar el segundo cuarto de siglo de vida que Dios me concede. Como sigo en la Villa con el Profesorado Universitario, justo este año llegó el Dr. Facundo Bitsch con la propuesta que yo necesitaba. La providencia de nuestro amante Creador es perfecta, comencé el tratamiento (dieta vegana) 3 meses atrás y cada día me siento mejor, renovada, lúcida, capaz, enérgica, de mejor ánimo, con mayor discernimiento, claridad mental y voluntad. Otra fuerte motivación del cambio es mi profesión, soy consciente de que necesito una íntima dependencia de Dios para ser de bendición en la vida de mis pacientes. Hay una estrecha relación entre los alimentos, la nutrición, la calidad de la sangre que fluye por el torrente sanguíneo a cada órgano, especialmente al cerebro, nuestro “corazón” bíblico encargado de establecer dicha conexión con el cielo.

Otro beneficio de esta reforma es mi revalorización del arte amoroso y creativo de la cocina, ahora procediendo en el temor de Dios sabiendo que es de su agrado la preparación de los alimentos indicados por Él. Además descubrí la increíble variedad saludable de semillas y la fuente de promoción de salud y prevención de enfermedad que está al alcance de todos a través de la buena nutrición. Es como que ahora disfruto con mucha alegría y sin culpa la preparación de las comidas y el sentarme tranquila , con gozo y gratitud a comer. Continúo leyendo “Consejos sobre el régimen alimenticio” de la sierva del Señor donde enfatiza la importancia y el valor de la cocina, tan ligada a la vida y como una manera de llevar la religión al ámbito práctico de nuestro día a día.

Por supuesto que sería limitado atribuir estos cambios exclusivamente a la alimentación; realizo actividad física al aire libre prácticamente todos los días, bebo poco más de 2lts. de agua, descanso muy bien lo necesario por las noches, procuro ser temperante en todas las cosas ya que confío mi vida bajo la protección divina.

Sintiéndome tan bien, comparando cuánto mejor me resulta y principalmente teniendo la certeza de que es lo que le agrada a mi Creador y Redentor, decididamente no volvería atrás en cuanto a hábitos alimenticios, estoy animando a mi familia y entorno más cercano porque es una fabulosa decisión, necesaria para los tiempos dramáticos que vivimos.

MIS COMENTARIOS:

La licenciada Daniela, fue diagnosticada con  síndrome de  Dubin-Johnson (una enfermedad genética donde los niveles de Bilirrubina en sangre están elevados) siendo sus valores de laboratorio:

Bilirrubina Total:       2.15   disminuyo a 0.98  (0.20 a 1.20)   

Bilirrubina Directa:   1.39  disminuyo a  0.56 (0 a 0.7)

Bilirrubina Indirecta:  0.76 disminuyo a 0.42  (0 a 0.36)

A mi criterio el diagnostico es síndriome de Gilbert por el predominio de la fracción de bilirrubina conjugada elevada.

La medicación de tiroides se disminuyo a la mitad de la que estaba tomando hasta el día de la fecha.