Hipertensión

La respuesta de adaptación del cuerpo a la aterosclerosis (Placa ateromatosa)

El 30% de la población de la Argentina padece de hipertensión. La mitad (15%) no lo sabe. De la otra mitad, tan sólo 1 de cada 8 (12,5 %) pacientes tiene la presión bajo control.

¿Qué es la presión arterial?

Es la presión que existe dentro de nuestros vasos sanguíneos.

¿Cuál es el propósito de la presión arterial en nuestro organismo?

El propósito es poder llevar la sangre a los diferentes tejidos del cuerpo, a fin de suministrar a cada célula, los dos componentes vitales:oxígeno y glucosa (azúcar).

¿Qué es la hipertensión?

Si particionamos la palabra tenemos, por un lado, el prefijo “hiper”, que significa “alto”, y la palabra “tensión” hace referencia a la presión dentro de las arterias. Por lo tanto, la hipertensión es presión arterial alta. Hipertensión se define como una presión sanguínea consistentemente por encima de 140 sobre 90 (140/90) o aun mayor.

¿Qué significan los números de la presión arterial?

Las lecturas de la presión arterial se miden en milímetros de mercurio (mmHg) y generalmente se dan como dos números. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito o leído como 120/80).

El número superior corresponde a la presión alta o sistólica, que es la presión creada cuando el corazón se contrae (late).

El número inferior corresponde a la presión mínima o diastólica, que es la presión dentro de los vasos sanguíneos cuando el corazón descansa.

Ejemplificado esto, nos podemos imaginar una canilla de agua con su manguera y sus regadores. El objetivo de la canilla, la manguera y los regadores es llevar el agua a un sector especial de nuestro patio, y finalmente poder regar el césped para que tenga vida y crezca sano y fuerte. Cuando uno abre el agua, ésta sale con cierta presión (que representaría la presión alta o sistólica). Cuando uno cierra la canilla, la presión cae, lo cual equivaldría a la presión mínima o diastólica.

En la hipertensión, ¿hay sólo dos zonas (blanca=no tengo hipertensión y negra=sí la tengo)? ¿O hay una zona gris?

Si a usted le han tomado la presión arterial 2 ó 3 veces y su valor fue menor que 140/90 quizá le hayan dicho que esto es normal. Pudo haber sido verdad en el pasado, pero hoy en día se sabe que la presión arterial no es una cuestión de blanco o negro, sino que hay un área gris. El nivel ideal de presión es cuando ésta se mantiene por debajo de 120 sobre 80 (120/80), por ejemplo 115/75. Si su presión está por encima de estos valores, pero al mismo tiempo por debajo de 140/90, podríamos decir que usted no sufre de hipertensión, pero se encuentra en una zona gris, una zona de altísimo riesgo y si no realiza cambios decisivos en su estilo de vida, se encuentra en riesgo de sufrir hipertensión en el futuro. En conclusión, la presión arterial por encima de 120/80 es anormal y cuanto mayores sean los valores, mayor es el riesgo de sufrir hipertensión.

 

Clasificación   /  Presión Sistólica   /   Presión Diastólica
Normal                              <115                                   <75

Prehipertensión

(zona gris)                       116-139                              79-89

Fase 1                              140-159                             90-99
Fase 2                                ≥ 160                               ≥100
Hipertensión
sistólica aislada                    ≥140                                <90

 

¿Cuáles son los tipos de hipertensión? Existen dos tipos:

Hipertensión primaria o esencial: ocupa un 90% de los casos, en donde “no se sabe la causa”.

Hipertensión secundaria: responde a alguna causa específica (embarazo, enfermedades renales, consumo de cocaína, tratamiento con corticoides con altas dosis y por tiempo prolongado, tumores –feocromocitoma-, medicamentos para la migraña, anfetaminas, anticonceptivos orales, descongestivos.

¿Qué es lo que causa la hipertensión?

Si bien se dice que no sé conocen las causas de la hipertensión primaria, la realidad es que a las compañías farmacéuticas no les conviene que se conozca la verdad. Hoy en día, los estudios científicos publicados en las revistas médicas más prestigiosas a nivel mundial muestran que las causas de la hipertensión son:

-Obesidad
-Alto consumo de sal
-Tabaquismo
-Sedentarismo
-Bebidas cafeinazas (café, te, mate, bebidas colas, chocolate)
-Consumo de grasas
-Arterias tapadas (arteriosclerosis)
-Exceso de azucar y alimentos refinados (diabetes)
-Estres
-Rencor

Contrariamente a lo que la mayoría piensa, el desarrollo de la hipertensión arterial no se debe a nuestros genes, ni tampoco es una consecuencia natural del envejecimiento, sino el resultado de una alimentación inadecuada: comida procesada, saturada de sal y repleta de grasas saturadas de origen animal o grasas vegetales parcialmente o totalmente hidrogenadas (trans). La dieta del argentino promedio, por ejemplo, favorece los infartos de corazón y los derrames cerebrales. Cuando las personas se alimentan por varios años de esta forma, finalmente y a pesar de que el cuerpo resiste muchas trasgresiones, la ley de la siembra y cosecha llega. El resultado es el debilitamiento de la salud. Las arterias se endurecen y pierden su elasticidad, provocando la arteriosclerosis. Al suceder esto, la sangre no puede llegar con la presión adecuada a los órganos y el cuerpo, para compensar esta falencia (arterosclerosis) aumenta la presión arterial. Por eso dijimos en el título de la nota que la hipertensión es una respuesta de adaptación del cuerpo a la placa ateromatosa (arterosclerosis) en la mayoría de las personas.

Entonces, ¿qué es lo más importante acerca de la hipertensión?

Basado en mi práctica médica y en mi contacto con los pacientes, puedo afirmar que hay dos cosas de suma importancia que usted debe saber.

Lo primero es que la hipertensión es asintomática, lo cual significa que no produce síntomas. Es decir que usted no puede guiarse según cómo se sienta para saber si tiene la presión alta o baja. Muchas veces estuve con pacientes que me decían que les parecía que su presión estaba alta; otros me decían la sentían baja, pero de todos modos, por miedo de encontrarse con algo diferente, no se tomaban la presión. Cuando yo se las tomaba, la realidad era muy diferente de lo que ellos suponían.

Esto demuestra la importancia de tomarse la presión de manera periódica (continua) y sistémica (a la misma hora, todos los días), para poder cerciorarse de sus valores. Es por ello que a la hipertensión se la conoce como el asesino silencioso, ya que va realizando su obra destructora en los diferentes órganos en forma lenta, paulatina y silenciosa, sin que el paciente se dé cuenta. Pero esto no necesita ser así, si usted controla su presión y estilo de vida.

El segundo aspecto a tener en cuenta es que la medicación no aborda el problema de raíz; por lo tanto, si bien puede disminuir sus cifras de presión arterial, no disminuye su riesgo de padecer un infarto o un derrame cerebral (ACV)

La medicación no soluciona el problema de la arterosclerosis (no remueve la placa ateromatosa, causada por la mala alimentación).

¿Qué consejo me puede dar para evitar las complicaciones de la hipertensión?

Las complicaciones derivadas de la hipertensión pueden prevenirse de dos formas:

1. Disminuya su presión arterial: Los estudios mostraron que cuanto más bajos son los niveles de presión arterial, tanto menores son las complicaciones. Para lograr esto, tómese la presión arterial con frecuencia.

2. Cambie su estilo de vida: La otra forma de evitar las complicaciones es abordando el problema de la hipertensión de raíz, con un estilo de vida saludable. Para ello tenga en cuenta que la enfermedad nunca viene sin causa; la hipertensión es una luz roja, un faro que nos avisa que estamos haciendo algo mal con nuestro modo de vivir, con la forma de alimentarnos. Tenemos dos opciones: ignorar el faro y “encallar”… o prestar atención a esta luz roja y tomar medidas inmediatas.

¿Por qué es peligrosa la hipertensión?

Porque obliga al corazón a trabajar más para bombear la sangre, aumentando de este modo la presión sanguínea en los vasos y en los órganos. Para ejemplificar esto, imagine que se produce un incendio en su casa y llegan los bomberos. Imagine, ahora, que uno de los bomberos intenta apagar el fuego mediante una manguera de altísima presión de agua. Esto causará destrozos en su hogar, más allá de los daños del fuego. Muy bien, esto es lo que causa la hipertensión en su organismo. Entre otros “destrozos”, puede causar:

-Ataque cardiaco (infarto cardiaco) con o sin el uso de medicación
.Endurecimiento de arterias (arteriosclerosis)
-Insuficiencia cardiaca
-Derrame cerebral (ACV) con o sin el uso de medicación
-Enfermedad renal (insuficiencia renal)
-Ceguera
-Perdida de memoria
-Edema pulmonar (retención de líquido en los pulmones)
-Afecta la capacidad de pensamiento y puede causar demencia (1,2)

Si los medicamentos para la hipertensión no son buenos, entonces, ¿cuáles son sus efectos adversos más frecuentes?

La medicina para la presión arterial provoca efectos secundarios. Éstos pueden incluir somnolencia, mareos o palpitaciones. También puede afectar la función sexual. Su médico podrá necesitar cambiar la dosis de medicina o recetarle otra diferente.

¿Cuáles son los riesgos de tomar la medicación?

-Por un lado sus efectos adversos ya mencionados, a los que se le agregan:
-Debilidad
-Desgano
-Falta de energía o fatiga
-Dolor de cabeza
-Tos
-Insomnio
-Dificultad para respirar (Broncoconstricción)
-Mente confusa y poco clara
-Impotencia (debido a esto muchos pacientes quieren abandonar la medicación)

Otros efectos adversos de la medicación.

Por otro lado, la “protección no garantizada”:

*  Infarto cardíaco.

*  Derrame cerebral.

“La falsa seguridad”. Usted se sentirá seguro si toma la pastilla, pero en realidad no está protegido. Como dijimos anteriormente, bajan los valores de la presión, pero no disminuyen los riesgos de sufrir un infarto o un ACV debido a la formación de un trombo (coágulo). La medicación no impide la formación de la placa arteriosclerótica.

Atacar el problema de raíz sería cambiar el estilo de vida causante de la arterosclerosis, la cual produjo en forma secundaria el aumento de su presión arterial.

Los médicos deberían brindar esta información a sus pacientes, pero no lo pueden hacer, por estar sometidos a un sistema, que no les da el tiempo necesario para estar con sus pacientes.

Los tratamientos con drogas como los betabloqueantes o diuréticos aumentan el riesgo de ataque cardiaco en algunos individuos, ya que elevan los niveles de azucar en sangre y de lípidos (VLDL, LDL, triglicéridos) mientras que disminuyen el colesterol bueno (HDL) (3-5). En otras palabras,esta medicación favorece la arterosclerosis. La medicación antidepresiva también puede enmascarar una hipoglucemia (6).

Con el cambio de estilo de vida y la nutrición de excelencia que ofrezco a mis pacientes, casi todos ellos son capaces de normalizar su presión arterial sin el uso de medicamentos. Y no sólo esto, sino que también se verán beneficiados porque aumentan su calidad de vida y la prolongan. El tratamiento que  ofrezco no sólo busca normalizar la presión, sino remover el factor causal (la placa ateromatosa) y así reducir el riesgo de infarto cardiaco y derrame cerebral (ACV).

Es verdad que después de un ataque cerebrovascular la persona puede sobrevivir, pero su calidad de vida disminuye notablemente. Tal vez ya no pueda volver a caminar o no sea capaz de alimentarse y valerse por sí misma con normalidad. Esto afecta al individuo y a todo su núcleo familiar. Esta tragedia puede prevenirse.

En otras palabras, los medicamentos han demostrado tener poco o ningún efecto en la reducción de la mortalidad cardiovascular, según los principales ensayos clínicos.  (6,7)

La solución que le ofrezco es una elección sabia para revertir la enfermedad y proteger la salud.

¿Por qué realizar el cambio?

-Evitar los efectos adversos de la medicación (mareos, pesimismo, impotencia)
-Protegerse de un infarto cardíaco
-Protegerse de un infarto cerebral (ACV -derrame cerebral-) y sus consecuencias devastadoras
-Protegerse de la incapacidad para caminar, comer o hablar en forma normal
-Disolver la placa ateromatosa, la cual es la causante de la hipertensión
-Perder peso
-Aumentar su calidad de vida
-Aumentar sus años de vida
-Prevenir un sinnúmero de enfermedades (luz roja=hipertensión)
-Sentirse bien de nuevo
-Vivir a pleno de nuevo

TESTIMONIO ESCRITO PACIENTE HIPERTENSA

TESTIMONIO EN VÍDEO PACIENTE HIPERTENSA DOBLE CLÍCK AQUÍ

VÍDEO EDUCATIVO SOBRE LA HIPERTENSIÓN 

REFERENCIAS

1. Suhr, J.A., Stewart, J.C., France, C.R., “The relationship between blood pressure and cognitive performance in the Third National Health and Nutrition Examination Survey” (NHANES III). Psychosom Med. 2004; 66:291–97.

2i. Langa, K.A., Foster, N.L., Larson, E.B., “Mixed dementia: emerging concepts and therapeutic implications”. JAMA. 2004; 292:2901–8.

3. Helgeland, A., Hjermann, I., Leren, P., Enger, S., Holme, I.,  “High density lipoprotein cholesterol and antihypertensive drugs: the Oslostudy”. BMJ 1978; 2: 403-8.

4. Roman, O., Pino Me, Valenzuela, A., “ Effects of pindolol and clopamide on blood lipids in arterial hypertensive patients”. Cardiology 1987; 74: 219-25.

5. “Hypertension detection and Follow Up Program cooperative group. The effect of treatment on mortality in mild hypertension: results of the Hypertension Detection and Follow Up Program”. N Engl J Med 1982; 307: 976-80.

6. Román A., Oscar, Cuevas S., Gerardo, Bunout, B., Daniel, “Influencia de factores de riesgo y terapia farmacológica en la mortalidad de hipertensos esenciales”. Rev. méd. Chile [revista enla Internet]. 1998  Jul [citado  2010  Abr  02] ;  126(7): 745-752. Disponible en:

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98871998000700001&lng=es.

doi: 10.4067/S0034-98871998000700001.

7. He, Jiang, Streiffer, Richard H., Muntner, Paul, Krousel-Wood, Marie A., Whelton, Paul K., “Fibra e hta. Effect of dietary fiber intake on blood pressure: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial”. The Lancet 2:622-623, September 12, l987.

This site is protected by WP-CopyRightPro