Diabetes tipo 2

La respuesta de adaptación del cuerpo al exceso de peso

En el pasado, a este tipo de diabetes se la conocía como “Diabetes no insulino dependiente”, ya que no requiere el uso de insulina para su tratamiento. Tabién es conocida como “Diabetes adquirida” o “Diabetes del adulto”, porque se desarrolla en esta etapa de la vida a medida que la persona gana peso debido a la mala alimentación y la falta de ejercicio. Para nuestra sopresa por la alimentación occidenteal, la Diabetes tipo 2 ya no es una enfermedad exclusiva de los adultos, sino que también se da entre los chicos y adolescentes, quienes adoptan en forma muy temprana el estilo de vida nocivo de sus padres.
Esta forma de Diabetes es la más común, y afecta a más del 90% de los enfermos. Por lo general las personas que la padecen son obesas o tienen sobrepeso. El exceso de grasa se registra, sobre todo, en el abdomen. Este hecho refleja lo que está ocurriendo dentro del cuerpo: cada célula se encuentra recubierta o revestida de grasa.

¿Cómo afecta esta grasa mis niveles de azúcar? ¿Cuál es la relación entre la grasa y la Diabetes?

Bien, esta grasa celular no permite que la insulina (el “portero” de la glucosa) ingrese glucosa en la célula.
A diferencia de la Diabetes tipo 1, aquí el problema no es la falta de insulina, sino la imposibilidad del cuerpo (células) para utilizarla. A este fenómeno se lo conoce como resistencia a la insulina, ya que la grasa celular resiste el trabajo de la insulina. Debido a esto, el azúcar en sangre (glucosa) queda fuera de la célula y los valores de azúcar en sangre se elevan.

¿Cómo afecta esto al páncreas (productor de insulina)?

Al estar los niveles de glucosa elevados, el páncreas recibe nuevamente la orden de producir una mayor cantidad de insulina para disminuir los niveles de azúcar. Después de varios años, entre cinco o veinte, el páncreas se cansa de trabajar en exceso y disminuye la producción de insulina. Los valores de azúcar en sangre aumentan y la persona es diagnosticada como diabética. La capacidad del páncreas de segregar insulina continuará disminuyendo mes tras mes, en proporción con el aumento de peso.
Sin embargo, hay dos buenas noticias.
1.    A diferencia de la Diabetes tipo 1 (juvenil), en la diabetes tipo 2 (del adulto) la destrucción total de las células productoras de insulina casi nunca ocurre. Es decir que la capacidad del páncreas para secretar insulina no se pierde.
2.    Aunque el páncreas esté cansado y fabrique menor cantidad de insulina, la cantidad producida es más que suficiente para los requerimientos (o las necesidades) de una persona delgada, pero deficiente para las necesidades de una persona con sobrepeso.

¿Qué es lo que causa y además empeora la Diabetes?

Por todo lo dicho anteriormente, cuanto más rápidamente se pierda el sobrepeso, mayores serán las reservas funcionales de insulina del organismo. Cuanto antes se realicen los cambios, mayores posibilidades tendrá el páncreas de descansar y recuperarse de su trabajo excesivo.

 Todo el alimento que uno ingiere se vuelve azúcar en el cuerpo. Los alimentos que contienen carbohidratos alteran los niveles de azúcar más que cualquier otro. Los carbohidratos se encuentran en alimentos que contienen almidón o azúcares, tales como el pan, el arroz, la pasta, los cereales, las papas, las arvejas, el maíz, las frutas, el jugo de frutas, la leche, el yogur, los bizcochos, los caramelos, las bebidas gaseosas y otros dulces.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

En los comienzos de la enfermedad no presenta síntomas, pero a medida que avanza se describe la llamada “triada de las 3 P”.
Polifagia: Exceso de apetito, ya que la glucosa no entra en las células. Sería como tener nafta en el tanque, pero que ésta nunca llegara al motor.
Poliuria: Exceso de orina. El exceso de azúcar en la sangre atrae agua y la retiene, lo mismo que sucede con la sal o el azúcar en días de humedad. Esto conlleva a que este exceso de agua en sangre se elimine por orina.
Polidipsia: Exceso de sed, que se produce para compensar la pérdida de agua por orina.
Falta de energía o cansancio: Dado que la glucosa no entra en las células, éstas no tienen la energía suficiente para funcionar. Por eso la persona se siente cansada.
Normalmente, la Diabetes se diagnostica mediante un estudio de rutina.
Es común que estos pacientes, en sus primeros estadios de la enfermedad, se encuentren con sobrepeso y después de unos años lo pierdan, como consecuencia de su enfermedad. Esto se debe a que el páncreas ha perdido en gran parte su capacidad de producir insulina (función de almacenar grasa).

¿Es peligrosa la Diabetes tipo 2?

Tener diabetes acelera el metabolismo, el envejecimiento y el desarrollo de arterosclerosis y la enfermedad cardiaca. También se dañan los riñones, hay mayor riesgo de sufrir amputaciones, es la principal causa de ceguera y de falla renal.

¿Cuáles son las complicaciones de la Diabetes tipo 2? 

 ¿De qué depende tener o no complicaciones?                                                                

Cuanto mayores son los niveles de azúcar e insulina en la sangre, tanto mayores son los riesgos de sufrir complicaciones.
En la última revisión realizada en 2005 de los estudios sobre El control de la diabetes y sus complicaciones se comprobó que cuando los niveles de azúcar están más cerca de los niveles normales, se puede reducir el desarrollo y progresión de todas las complicaciones específicas de la Diabetes hasta en un 76%(1).
Es decir que si usted quiere mantener la buena salud debe intentar mantener los niveles de glucosa tan bajos como le sea posible. Sin embargo, las complicaciones no sólo dependen de los niveles elevado de glucosa en sangre; el exceso de insulina en sangre (hiperinsulinismo) producido por la resistencia a la insulina, la obesidad y la arterosclerosis, todas colaborarán a complicar la situación.
El hiperinsulinismo en sangre aumenta el colesterol, estimula la coaguabilidad (hipercoagulación) y es pro-inflamatorio. Ayuda de esta manera al desarrollo de las complicaciones (arteroescleoris) y aumenta el riesgo de sufrir un infarto o ataque cerebro vascular (ACV), por la inflamación producida a nivel de los vasos sanguíneos y los otros componentes sumados.
La arterosclerosis disminuye el riego sanguíneo en los órganos (sistema nervioso, riñones, corazón, etc.). Al carecer de una buena irrigación sanguínea, los órganos no recibirán el suficiente aporte de oxígeno y nutrientes. Esto colabora a su temprano deterioro.
La obesidad tiene múltiples consecuencias y éstas se agravan en el paciente diabético. El sobrepeso es un reflejo de que las células están rodeadas de una capa de grasa causante de la resistencia a la insulina. La obesidad produce citoquinas pro inflamatorias y moléculas oxidativas, lo cual potencia aun más la arterosclerosis y el riesgo de muerte por infarto o ACV.
Si desea una explicación científica, podemos decir que las citoquinas pro inflamatorias y moléculas oxidativas que pueden provocar disfunción en el endotelio (arteroesclerosis), son varias e incluyen proteína C-reactiva, adiponectina, TNF-alfa, interleuquinas 6 y 8, factores protrombóticos, moléculas de adhesión, resistina, especies reactivas de oxígeno, homocisteína, entre otros (2-3)

¿Cuál es el problema con la medicación para la Diabetes?

En cuanto a la insulina, en la mayoría de los pacientes se prescribe aunque no sea necesaria, por lo tanto su uso no está justificado y produce más daño que bien. En el  90% de los casos el paciente podría prescindir de la misma si tan sólo estuviera dispuesto a realizar cambios en su alimentación y ejercicio físico.
Ciertas medicinas hacen más efectiva a la insulina, por lo tanto el paciente aumenta de peso y después el médico lo reta por este motivo. La insulina también forma un círculo vicioso: aumenta el apetito y el paciente come más. Por otra parte, favorece la acumulación de grasa en las células, con lo que el paciente, además de aumentar de peso, desarrolla arteroesclerosis. Al aumentar de peso, la diabetes empeora porque el azúcar se eleva. Finalmente los estudios mostraron que algunos medicamentos para la diabetes aumentan el riesgo de infarto cardiaco y muerte.
En resumen, el problema con la medicación es que no cura la Diabetes porque no ataca el problema de raíz: no soluciona el problema de exceso de peso y/o la adicción a la comida del paciente diabético, los cuales son los factores causantes de la Diabetes tipo 2 y sus consecuencias.
Sumado a esto, la medicación da una falsa seguridad al paciente, ya que éste cree estar protegido y que no sufrirá de daños en sus órganos (neuropatía, necesidad de diálisis, impotencia, amputación de un miembro, etc.), que no tendrá un infarto, un ataque cerebro vascular o sufrirá la muerte repentina. Pero la realidad vista a diario es otra.
Lamentablemente, el paciente cree que puede continuar comiendo todo lo que en primera medida produjo la Diabetes y que nada va a suceder. Y es justo esa dieta la que le produjo la Diabetes, el sobrepeso y la arteroesclerosis.

 

En conclusión, la medicación nunca demostró curar a un paciente diabético, y no es suficiente para prevenir las complicaciones de esta enfermedad. En la mayoría de los casos agrava la Diabetes por darle al paciente una falsa sensación de seguridad.

 

Los cambios en la alimentación funcionan como terapia:

 

La terapia farmacológica ha fracasado en pacientes con diabetes tipo 2, por lo que se vuelve importantísima la búsqueda de un tratamiento. Puesto que la Organización Mundial de la Salud reconoce que la dieta occidental es la causante de esta epidemia.(4), ¿no debería apuntarse a cambiar la dieta en primer lugar para buscar la prevención y la cura de la diabetes? Varios estudios publicados muestran que cambios dietarios en pacientes  diabéticos tipo 2 hacen que abandonen la insulina y disminuyan su medicación (5-10). Para sorpresa de muchos, los beneficios de una dieta baja en grasas y alta en hidratos de carbono en base de vegetales se conoce desde 1930 (11).

Mi mensaje final

Lamentablemente el paciente diabético no es consciente del grave perjuicio que esta enfermedad causa a su salud. Más del 70 por ciento de los adultos con Diabetes del tipo 2 mueren de ataques cardiacos y derrames cerebrales, y estas muertes ocurren en una edad más temprana en comparación con personas sin Diabetes. La muerte prematura y las complicaciones devastadoras de esta enfermedad simplemente no tienen por qué suceder.

El asesoramiento nutricional recibido de la Asociación Estadounidense parala Diabetes (American Diabetes Association) y la Asociación Dietética Estadounidense (American Dietetic Association)*, de parte de nutricionistas y médicos bien intencionados, es insuficiente y favorece un sinnúmero de muertes prematuras.

Por este motivo, mi consejo es: “No viva con esta enfermedad, no la controle simplemente, más bien libérese de ella”.

La mayoría de mis pacientes que adoptan mi recomendación nutricional y mis consejos personalizados se liberan de la Diabetes, dejan de usar medicamentos, pierden peso y disminuyen sus riesgos. Mejoran, además, su calidad de vida y la prolongan. Ellos tienen el control de su enfermedad y de su destino.

La solución que le ofrezco es una elección sabia para revertir la enfermedad y proteger su salud a largo plazo.

Referencias:

* Estas instituciones han desarrollado pautas dietéticas por las cuales se rige la mayoría de los nutricionistas del mundo.
1.“DCCT/EDIC Research Group. Epidemiology of Diabetes Interventions and Complications. (EDIC). Design, implementation, and preliminary results of a long-term follow- up of the.Diabetes Control and Complications Trial cohort. Diabetes Care 1999; 22: 99-111.  http://goo.gl/xWNVm
2. Rev Esp Cardiol. 2008;8 (Supl.C):45-52-Vol.8 Núm Supl.C. “Resistencia a la insulina y aterosclerosis. Impacto del estrés oxidativo en la función endotelial. José Manuel Fernández-Reala. http://goo.gl/D8yRs
3. http://goo.gl/wH1ky
4) Boletín dela Organización Mundialdela Salud. SpecialTheme – Global Public Health and International Law. 80:952-958.  http://www.who.int/bulletin/archives/80(12)952.pdf
5) Kiehm T.G., Anderson, J.W., Ward, K.. “Beneficial effects of a high carbohydrate, high fiber diet on hyperglycemic diabetic men” .Am J Clin Nutr. 1976 Aug;29(8):895-9. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/941870
6) Singh, I., “Low-fat diet and therapeutic doses of insulin in diabetes mellitus”. Lancet.1955 Feb 26;268(6861):422-5.  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/13234406
7) Barnard, R.J., Lattimore, L., Holly, R.G., Cherny, S., Pritikin, N., “Response of non-insulin-dependent diabetic patients to an intensive program of diet and exercise”. Diabetes Care. 1982 Jul-Aug;5(4):370-4.  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7151652
8) Barnard, N.D., Cohen, J., Jenkins, D.J., Turner-McGrievy, G., Gloede, L., Jaster, B., Seidl, K., Green, A.A., Talpers, S., “A low-fat vegan diet improves glycemic control and cardiovascular risk factors in a randomized clinical trial in individuals with type 2 diabetes”. Diabetes Care. 2006 Aug; 29(8):1777-83.  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16873779
9) Barnard, N.D., Gloede, L., Cohen, J., Jenkins, D.J., Turner-McGrievy, G., Green, A.A., Ferdowsian, H., “A low-fat vegan diet elicits greater macronutrient changes, but is comparable in adherence and acceptability, compared with a more conventional diabetes diet among individuals with type 2 diabetes”. J Am Diet Assoc. 2009 Feb;109(2):263-72. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19167953
10) Lousley, S.E., Jones, D.B., Slaughte, P., Carter, R.D., Jelfs, R., Mann, J.I., “High carbohydrate-high fibre diets in poorly controlled diabetes”. Diabet Med. 1984 May;1(1):21-5. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/6100938
11) Rabinowitch, I., “Experiences with a high carbohydrate-low calorie diet for the treatment of diabetes mellitus”. Can Med Assoc J. 1930 October; 23(4): 489-498.