Características de las personas que sobrevivieron al cáncer

 

Los médicos han observado ciertas características comúnmente presentes en las personas que sobrevivieron al cáncer. Al leer la lista siguiente preste atención a la reaparición de principios eternos como la esperanza, la alegría, el gozo, la diligencia y la humildad. Estas actitudes nos predisponen para cambiar nuestras mentes y nuestros hábitos, para estudiar y examinarnos a nosotros mismos, para tener paciencia, abandonar el miedo y principalmente a confiar y creer aun más en Dios.

Los sobrevivientes al cáncer:

-Tenían una actitud positiva y altas expectativas de resultados favorables (esperaban lo mejor).
-Entendieron que no hay absolutos en el diagnóstico, tales como “invariablemente fatal”. Esto puede revertirse, dependiendo de las circunstancias del paciente. Sabían que ningún mortal tiene el poder para determinar quién vive o muere, o cuándo es el tiempo, en el caso de si alguien va a morir.
-Muchos buscaban a Dios y el poder sanador del Espíritu Santo.
-Se protegieron de las influencias externas desfavorables y la presentación de informes negativos por los medios de comunicación (TV, diario, revistas).
-Fueron pacientes en sus expectativas y no se entusiasmaron al extremo por las noticias buenas inesperadas, ni se abatieron por las malas.
-No tenían miedo a la muerte o lo que la vida puede traer; se aproximaban a la vida cada día con expectativas calmas.
-Muchos habían padecido otras enfermedades y tenían experiencia en cómo hacer frente a las dolencias.
-Se hicieron cargo del curso de su tratamiento y se sintieron responsables de su propia salud. Estuvieron abiertos a examinar sus opciones y buscar algo que funcionara para ellos. La mayoría de los pacientes comenzó con los tratamientos médicos tradicionales y al no advertir mejoras en la salud, buscaron tratamientos alternativos. Se dieron cuenta de que no había una sola cosa que podía curar y buscaron una combinación de factores y modalidades de fortalecimiento de la vida.
-Todos eran luchadores –“pacientes difíciles”– que formulaban muchas preguntas y buscaban respuestas. No se comportaban pasivamente.
-Contaban con el apoyo de familiares y amigos.
-Se dieron cuenta de que no estaban solos y desarrollaron otros tipos de relaciones, lo cual evitó la sensación de soledad.
-Desarrollaron la compasión hacia los demás.
-Mantuvieron el sentido del humor, aprendieron a reírse de los problemas y a disfrutar de las travesuras de los animales y / o niños.
-Algunos se volvieron hacia la naturaleza, la música u otras actividades creativas en busca de los beneficios de la curación.
-Tenían algo que esperar. Muchos cambiaron su vocación y los intereses de su vida.
-Realizaban ejercicio moderado y no se excedían.
-Dejaron de practicar el estilo de vida destructivo.
-La mayoría eliminó las drogas, el alcohol, el azúcar, la carne roja y productos lácteos.
-Algunos utilizaron suplementos alimentarios y creyeron en su eficacia.
-Después de su victoria, desearon compartir su experiencia y esperanza con otros.